Lammily: La muñeca blanca, joven y tersa que es muy real

Lamilly

Unas pocas semanas antes de sacar a la luz la primera edición de Scrunchie & Cap, salía la noticia sobre una muñeca con medidas normales llamada Lammily, creada por Nickolay Lamm.

Este artista e investigador publicó unas fotografías en las que comparaba a una Barbie con una muñeca de medidas reales. Dichas imágenes se convirtieron en virales y pronto estableció una plataforma de crowdfounding que le ha reportado, hasta el momento en el que esta entrada fue escrita, más de $480.000 sobre los $95.000 que necesitaba para poner en marcha la cadena de producción de esta muñeca que nos parece súper insulsa pero muy real.

Image

Las imágenes creadas por Nickolay Lamm que son tan realistas que nos asustan.

Lammily es una muñeca que toma las medidas de lo que sería la adolescente media de 19 años y es presentada como la alternativa a Barbie, criticada por muchos, incluyendo el padre de Lammily quien afirmó que las medidas de la tradicional muñeca han podido influir en las niñas a querer ser delgadas como las modelos de las pasarelas. Un muñeca con medidas normales (menos para los estadounidenses) pero que sigue siendo delgada.

Yo personalmente no entiendo cómo el hecho de que a una muñeca se le haya dado un cuerpo normal ha eclipsado por completo el hecho de que, no obstante, se trata de una muñeca guapa que representa a una adolescente de 19 años. Lammily, con su cuerpo normal y corriente, sigue fomentando un cánon en el que ‘belleza’ se sigue identificando con juventud y una cara bonita y blanca. ¿Dónde están sus arrugas? ¿Dónde está esa piel de naranja que incluso algunos hombres se han dado cuenta que tienen en su culo plano tras cumplir 27 años?

De todas formas, no vamos a negar que aprovecharse del momento de crisis de credibilidad (no me puedo creer que esté diciendo esto sobre una muñeca, pero sí) de Barbie se trata de una maniobra de márketing parasitario bastante buena. Todo menos el nombre. Lammily. Nos suena a La Emily LoKaAaAah EsAaAa TrONkAaAaH dE mOdaHAh ShuLaKaAAAaA¡¡¡¡. Es como si yo sacara una muñeca y la llamara Trapota con todo el gancho que tiene.

Volviendo al tema en el que se ha basado la idea de la muñeca,yo no he escuchado nunca decir a una niña que de mayor quiera ser como Barbie por su figura. Mis amigas y mi propia hermana han reconocido que ellas empezaron a ser conscientes de sus cuerpos cuando dejaron de ser niñas biológicamente y tras dejar de jugar con Barbies. Lo que sí he visto es a niñas jugar con una Barbie y soñar un día que eran arquitectas y al día siguiente princesas, sirenas o veterinarias.

Sin ir más lejos, la página web española es realmente interactiva y permite a los niños jugar a juegos online. Obviamente se trata de juegos creativos en los que no enseñan qué comidas hacer a tu amplia y vasta familia o cómo maquillarte y vestirte para deslumbrar a Ken después de décadas de matrimonio. En la sección de juegos, los niños pueden escoger entre diferentes profesiones (arquitecta, informática, deportista, etc.) y diseñar clínicas veterinarias, programar un perro robot o a pilotar un coche de carreras. Barbie es una muñeca que, desde mi opinión, se ha adaptado a todos los tiempos de acuerdo a las sociedades en las que ha vivido. Se le han atribuido todas y cada una de las profesiones habidas y por haber, permitiendo a las niñas soñar que podían ser cualquier cosa.

Los juguetes están para desarrollar la imaginación de los niños, no para prepararlos para el mundo real. Para eso ya están los padres, la televisión y los bullies del colegio. Y si ahora la moda van a ser muñecos que no fomenten la imaginación ni que dejen soñar, quememos todos los nenucos que conducen a la maternidad adolescente, descataloguemos esos Action Man con cuerpos perfectos, tiremos por el váter todos los legos amarillos porque es un color horrible, digamos adiós a los playmobil que con su ausencia de nariz alimenta la creencia de que las narices grandes son feas y por esas manitas que incitan a la masturbación.

Lo peor de todo es que si Lamily y Barbie se conocieran, Lamily, con todo su realismo, sería una zorra envidiosa.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s